Los poetas Fernando Sabido Sánchez, Mariano Rivera Cross, Carlos Guerrero, Domingo Faílde y Dolors Alberola en Jerez de La Frontera (Cádiz), Primavera 2013

miércoles, 24 de abril de 2013

1646.- ANTONIO GARCÍA SILES



ANTONIO GARCÍA SILES .      Córdoba

En la librería Luque se encuentra Confidencias de un verso amante a su prosa amada, de Antonio García Siles. Un libro que fue publicado hace unos meses y del que hago ahora referencia aquí. Antonio es un autor silencioso de esta ciudad de Córdoba, pero que cuando uno lee lo que escribe puede darse cuenta que de verdad estamos ante un gran escritor. Su poesía íntima y apasionada nos revela una forma personal de sentir el mundo, su mundo particular en donde caben los grandes temas como el amor, el deseo en todas sus vertientes, los obstáculos de la vida, el paso del tiempo, la poesía como portadora de nuestros estados anímicos, la tristeza, la amistad...y un largo etcétera porque Antonio G. Siles es un receptáculo inmenso de posibilidades con el lenguaje, con las ideas y la variedad temática. Sus poemas son reflexivos, buscan una verdad, tratan de poner orden en los acontecimientos, intentan desentrañar el por qué de las cosas ocurridas. 



Desde este punto de vista García Siles es un poeta profundo, capaz de resolver el intríngulis que le plantean las temáticas que trata, que son sus propias temáticas, sus mundos oscuros por resolver. Confidencias de un verso amante a su prosa amada no es ni más ni menos que el deseo de unir sus dos grandes caminos literarios: la poesía y la prosa. Y es en la prosa donde más conocemos al poeta-narrador, porque es aquí donde ejerce su gran maestría comunicadora. Verdaderamente García Siles consigue en estos relatos cortos lo que cualquier autor en la narrativa querría conseguir a la hora de escribir, que es hacer disfrutar al lector, sorprenderlo, ofrecerle una historia original y atractiva. García Siles es mordaz, irónico, sarcástico, humorístico; todo un compendio de cualidades que al final hacen muy interesante su prosa. Una prosa personalísima que - para los que le conocemos- enseguida podemos adivinar al escritor e identificarlo en sus gestos cotidianos y en su forma de expresar que tiene en la vida diaria.
He disfrutado con este libro y desde aquí os lo recomiendo a todos. A continuación les dejamos con un poema y un relato corto.

[Fernando Sánchez Mayo. Poeta.]




Seré

Seré, el latido del corazón más fuerte,
La última gota de sangre,
Las fuerzas de flaqueza,
El solidario grito de aviso.

El escudo que inutiliza el golpe,
La morada del pensamiento más íntimo.
Una carta de amor vivida
Y las manos que la escribieron.

Seré, el empuje que precede a la acción
O la necesidad de expresar silencio;
El sentimiento que hace ligera la carga,
La agilidad que esquiva el peligro.

Todas las buenas causas de la Creación
Y el carisma de las cosas sencillas.
 Lo seré, por los que no aman,
Como testimonio del error que perpetran.





EL POETA

El poeta
desgaja el corazón
a cada golpe de verso
y cada pálpito de tinta,
cuando la contienda
entre deseo y razón
está en su punto álgido.

Sentimientos en ebullición
de un volcán candente
que emerge precipitado
de las entrañas del alma.

Es imposible detener
todo el caudal de pasión,
aciaga situación
cuando se pierde el control.

Furia de cataratas,
vertiente y precipicio
en puestos desubicados
y momentos críticos.

El poeta, pierde
parte de su vida
en cada escrito,
mas gana conquistar
y compartir los sueños
de sus amores.





EL PAGO

Si el pintor
Paga con sus lienzos,
Si el poeta
Paga con sus versos,
Si el músico
Paga con sus acordes,
Yo que soy amante
Pagarte busco con mis besos.

Mas ahora que te veo
Me pregunto:
¿ Para qué quiere el ciego un cuadro?,
¿ El analfabeto un poema?
¿ El sordo una melodía?,
¿ Y tus labios?
¿ Para qué quieren los míos?





ALGÚN DÍA

Algún día 
todo el mundo sabrá
que te he querido.
Correré vociferando
como un poseso,
hasta quedar sin saliva.
Y mis aspavientos
no serán en vano,
porque no habrá oído 
que no escuche
que te amé,
ni corazón 
que no quede compugido
al escucharlo;
porque no habrá ojos
que no lloren de emoción
cuando me vean pasar
desnudo de amor,
portando tan sólo
tu nombre en mis labios.



No hay comentarios:

Publicar un comentario