Los poetas Fernando Sabido Sánchez, Mariano Rivera Cross, Carlos Guerrero, Domingo Faílde y Dolors Alberola en Jerez de La Frontera (Cádiz), Primavera 2013

lunes, 1 de agosto de 2011

685.- ANTONIO NEGRILLO FUENTES



ANTONIO NEGRILLO FUENTES

Jaén, 1960. En el 2000, sale de imprenta su poemario El corazón de cada uno (Caja Provincial de Jaén, Editorial Los caños) Un año más tarde, Contraviento (Universidad de Jaén) y en el 2002, Todo el otoño (Diputación Provincial de Jaén) Tiene terminado un libro de poemas, Sala de linotipias durmiendo en uno de los cajones de su mesa.

Ha leído sus poemas en distintas veladas literarias, y tuvo el placer de presentar a Diego Jesús Jiménez en el recital poético que éste nos brindó en la sacristía de la Catedral de Jaén en el 2005. En 2006 repitió la misma suerte en el antiguo convento de Santo Domingo presentando a Antonio Gamoneda, y en 2009 a Luis García Montero en el salón de actos de la UPM de Jaén.


Lleva once años como columnista en el Diario Jaén y colabora asiduamente en las revistas de poesía Paraíso (Diputación Provincial de Jaén y UJA) y La hamaca de lona (Málaga).





PLAZA DE LOS CAÑOS

Por dentro duerme la sombra

que reconoce su pieza
y un tubérculo desnudo
para tres bocas abiertas.

Afuera se rompen moldes

al rol de esta plaza vieja.
Todo se vende, a la vez
que pasean en bicicleta

ratas, pobres y sirleros:

mudos ángeles de piedra.
Movimiento de un arroyo
que traiciona la conciencia,

secos caños sin caminos

y sin sangre en sus arterias,
no hay mitad en esta plaza
que no esté bajo sospecha.

Todo cede ante su cauce,

o eres de aquí o estás fuera;
llevas el viento en los ojos
o es el llanto de tu vena.

La fuente siempre vacía

se cruza con la tiniebla.





PARTELUZ

Irrumpe en el monólogo del sol

la carne abierta de un eclipse
que lucha contra su destino.

Bromuro es el cristal

para la luz que nunca se somete,
frío es el gesto
de su belleza rota
bajo la trama.

Un mundo desterrado a la columna

de cielos diferentes
se parte en dos,

y ya nada coincide.

Milímetro a milímetro

la luz regresa dividida
al polvo de su rayo,
la sombra a su estatura.






AQUÍ

Mi mundo es un lugar

unido a la epidermis del subsuelo,
una piedra que arde
e inunda de fiebre las esquinas.

Mi memoria

vestida de imprudencia es la raíz cuadrada
que hace enorme al pequeño
y mengua al poderoso.
Todas mis posesiones
son un papel en blanco
y una mentira por decir,

aunque a veces

lo que suena es el precio de un resumen
con palabras fugaces y acertijos.

No soy más que uno menos entre ustedes.

No hay milagros detrás de mis errores,
ni puntos cardinales
ni reglas para el desconsuelo.
Todo en mí es yunque y fragua,
martillo que endurece la ternura
y una ilusión que con los años

se contamina de tristeza.






EPÍSTOLA SIN PISTOLA.

                                                   A José Luis López de la Calle.

                                   Rescatamos la lluvia,
                           latitudes y fechas,
                           las primeras baldosas
                           donde agarra la hiedra.
                                  
                                   Rescatamos fragmentos
                           del fulgor de la arteria,
                           los residuos de nieve
                           que a los mares regresa,

                           sin embargo, los signos,
                           el poema y las piedras
                           son las mismas gargantas
                           de feroz resistencia.
                                  
                                   Rescatamos latidos
                           de las yemas más tiernas,
                           el desliz que los párpados
                           nos transforma en materia,
                           pero obramos conscientes
                           que la voz no libera
                           ni extermina silencios
                           ni apacigua las guerras.
                                  
                                   Rescatamos despacio
                           la paciente pavesa,
                           esa débil figura
                           como de muerte lenta,

                           disponemos su sombra
                           en un lienzo que tenga
                           el sabor de la carne
                           consumida por fieras.

                                    Rescatamos al fin
                           todo lo que se muestra;
                           no ignoramos que todo
                           significa existencia,

                           sin embargo seguimos
                           esa es nuestra manera
                           de querer resistir,
                           pero sin metralleta.
                                                                           



MARINA (II)

                                   El mar no se llevará mi alma,
                           puede esperar el malecón
                           una tras otra, sin dañarse,
                           ola tras ola, dibujando
                           en la dureza de su piel
                           huellas que el tiempo hace del agua.
                           El mar cierra los ojos,
                           y en los cristales de la arena
                           el mar nombra a sus muertos
                           con las palabras de las olas.
                                   El mar no se llevará mi alma,
                           ha de esperar frío mi cuerpo
                           el malecón donde detiene,
                           una tras otra, ola tras ola,
                           esa difusa niebla grasa
                           que gesticula por sus labios.
                           Yo se que el mar no quiere almas
                           y una tras otra lleva viajeros
                           en la garganta de los peces.
                                                                           







No hay comentarios:

Publicar un comentario